La reforma del baño empieza antes que las obras y debe incluir una reflexión sobre qué queremos conseguir y cuales son los medios con los que contamos.

11 preguntas imprescindibles hacerse para sacar el máximo partido a la inversión.

Estas respuestas te ayudarán a tener más claro qué debes tener en cuenta antes de ponerte manos a la obra.

1- ¿CÓMO ESTÁN LAS INSTALACIONES?

 
Del estado de las tuberías y los desagüe dependerá que tengamos que hacer una reforma integral que llegue hasta ellos para renovarla, o si podemos hacer una más superficial, que no  implique obras costosas como albañilería .

Si la instalación tiene más de 20 años “meterse en cualquier obra que no la revise es como tirar el dinero a la basura”

2 – ¿REFORMA TOTAL O PARCIAL?

los nuevos materiales que han ido apareciendo abren muchas posibilidades a la hora de mejorar el baño sin tener que hacer una obra integral, siempre, claro, que el baño esté en buen estado y solo lo queramos modernizar.

Si no se quieren quitar las baldosas “una de las partes más costosas y engorrosas de la reforma del baño”,se puede optar por revestirlas con microcemento.

3 – ¿CUANTO TIEMPO LLEVARÁ LA OBRA?

Esta cuestión está muy ligada a la anterior.”La pregunta es si estamos dispuestos a echarlo todo abajo, que serán dos semanas de obra en casa, o si preferimos una solución menos radical, que podamos dejar lista en dos días”.

En un par de días se pueden conseguir cambios notables con materiales ligeros, como los revestimientos vinílicos.

.

4 – ¿QUE PRESUPUESTO NECESITO?

Una reforma integral convencional que contemple la revisión de instalaciones, albañilería, equipamiento y mobiliario rondará como mínimo los 5000€ para un  baño estándar, pero dependerá  de los metros cuadrados , el tipo de revestimientos y calidades que apliquemos.

Además , una reforma parcial que no incluya retirar y colocar cerámica, sino emplear materiales como los mencionados , puede situarse en la mitad de este importe. Lo que más encarece las obras pequeñas de este tipo suele ser la mano de obra.

5 – ¿VALE LA PENA  AMPLIAR EL BAÑO?

Claro que si, ademas con asesoramiento profesional existen muchas opciones para ganar metros en el baño sin complicar la reforma.

Siempre es más fácil cuando se trata de un baño en suite, ya que zonas como la del lavabo o la bañera pueden integrarse  con el dormitorio. De este modo, como pasa con todos los espacios integrados, se aprovechan zonas intermedias que , de otra forma, son poco menos que de paso.

Unos centímetros ganados a un dormitorio amplio pueden marcar la diferencia entre tener  una ducha ridícula e incómoda o una amplia y generosa. Además , añade otra posibilidad menos invasiva para ganar el espacio útil: las puertas correderas, hay una gran variedad de modelos de vidrio al ácido, ligeras, de fácil instalación y que dejan pasar la luz a baños interiores.

6-¿ PUEDO CAMBIAR LA DISTRIBUCIÓN DEL BAÑO?

Se puede jugar con la colocación de las distintas zonas, aunque la ubicación del inodoro condiciona mucho, ya que hay que mantener los bajantes generales del edificio para no tener problemas.

7-¿ QUE NECESITO PARA UN BAÑO COMPARTIDO?

La clave es optar por soluciones que aporten intimidad a las distintas zonas de uso de forma que pueden usarse al tiempo por más de una persona. En baños pequeños, conviene optar por mamparas de ducha matizadas y colocar alguna separación que oculte el inodoro. Si tenemos más metros, siempre es mejor independizar el área de sanitarios con separaciones de vidrio opaco de suelo a techo

8-¿ INVIERTO EN UN EQUIPO SUSPENDIDO?

Escoger elementos suspendidos aporta una gran sensación de amplitud al baño. Además la limpieza es más fácil, ya que no hay recovecos donde se acumule suciedad.

Por otro lado los inodoros suspendidos son una opción fantástica para baños pequeños porque llevan cisterna empotrada y estas tienen casi la mitad de grosor que una convencional. Si un inodoro tradicional se separa de la pared 75 cm, con uno de pared se pueden ganar 10 cm.

9-¿ CUÁLES  SON LOS MEJORES MATERIALES PARA LOS REVESTIMIENTOS?

Los porcelánicos son tendencia porque permiten todo tipo de acabados (incluida la madera) tamaños y colocaciones con la tranquilidad de poder despreocuparse de su cuidado y mantenimiento.

10-¿ DUCHA O BAÑERA?

Cambiar bañera por ducha es la reforma parcial de moda hoy día. Cada vez son más las propuestas para aligerar la obras y acortar los plazos.

La clave es buscar soluciones originales, que le den una entidad propia al nuevo rincón sin que parezca un añadido. Desde los paneles murales en el mismo material de los platos de ducha , hasta modelos de estos que pueden compartir el mismo acabado del suelo del baño.

11-¿ CONTRATO UN PROFESIONAL?

Un profesional está al día de los últimos materiales y avances tecnológicos y también puede ayudarnos a ahorrar con soluciones que se ajusten a nuestras necesidades .

Entre 30 y 35% de baños que se hacen cada año son obras que han dejado a medias instaladores sin el respaldo de una empresa de reformas solvente. Es muy importante pedir referencias de a quién encargamos la obra. Conviene decantarse por empresas con instalaciones propias y pedir dos presupuestos detallados que podamos comparar.

J.C.Galindo